skip to Main Content

Compras Online vs Compras Offline

Compras Online Vs Compras Offline

Desde hace algún tiempo venimos oyendo sistemáticamente que el comercio tradicional está tocado de muerte, y que en breve todo cuanto necesitemos o deseemos se adquirirá a través del e-commerce, o comercio electrónico para los más castizos.

Permítanme que discrepe. No me cabe la menor duda de que el comercio electrónico crece a pasos agigantados, que es utilísimo para adquirir bienes de manera repetitiva o que no necesitamos “ver y tocar” para valorar. Es verdad que incluso los bienes y servicios más peregrinos pueden obtenerse a través de la pantalla de nuestro ordenador.

Pero encuentro más que dudoso de que nosotros, con nuestro carácter latino y mediterráneo, amantes del encuentro en lugares públicos, de “echar la tarde” en compañía de otros, prescindamos de la experiencia de ir a comprar . “es que así veo cómo están” ,dice mi madre refiriéndose a los tomates, que se resiste a comprar a distancia.

Porque comprar es un placer,  y hacerlo con otras personas, o complementado con otras actividades (merendar , ir al cine….) lo es aún más. Es ahí donde el Centro Comercial se gana más que merecidamente su papel de foro: lugar de encuentro, de experiencias agradables y de intercambio. Y desde luego, de compras.

¿Acaso alguna vez no hemos pedido un pantalón que , visto en nuestra pantalla, es precioso  (porque todo hay que decirlo, a la modelo le queda estupendamente) y luego resulta ser un desastre sobre nuestras menos perfectas perchas?. O ¿no hemos sufrido una decepción al palpar y calibrar algún objeto comprado a través de la red y darnos cuenta de que no cumple nuestras aspiraciones?. Muchas veces “necesitamos” comprar físicamente: tocar, oler,  arrebatarle la última prenda a otro potencial comprador y sentir triunfo… culminar todo esto con un buen café en el que exhibimos nuestras adquisiciones ante nuestros compañeros de batalla , ergo, de tarde de compras.

Personalmente, no creo que las grandes cadenas de ropa gasten miles de euros en remodelarlas, en estudiar su iluminación, su fragancia y la disposición de las prendas para desaparecer a manos de una fría pasarela en la pantalla de nuestros ordenadores.  Mientras exista la necesidad de visitar el foro,  existirán los Centros Comerciales, y éstos estarán cada vez mejor adaptados a nuestras necesidades: buena iluminación , amplitud, ambiente agradable, temperatura idónea….

Es ahí cuando cobra valor la publicidad  en Centros Comerciales. Por la absoluta convicción de que somos vistos, somos apreciados y somos necesarios. El anunciante proporciona información de primera mano (apertura de nuevos Centros, periodo de rebajas, ofertas….) que los visitantes necesitan, y obtiene a cambio la atención y el interés de todos los viandantes.
Por eso los comercios intentan tocar la fibra de quienes visitan asiduamente los Centros Comerciales. No se trata sólo de vender más; se trata de informar, de estar en las mentes y -si puede ser- en los corazones de nuestros posibles compradores, y sobre todo, de formar parte de sus vidas cotidianas.

Y si luego  culminan la compra a través de su ordenador , nos sentiremos igual de satisfechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top